¿Qué es el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata (CP) es el tumor que se produce
en la próstata. La próstata es una glándula del tamaño
de una nuez que forma parte del aparato reproductor
masculino. Se sitúa debajo de la vejiga y por delante
del recto. Engloba a la uretra (conducto de salida de
la orina desde la vejiga al exterior), ésta atraviesa a la
próstata en su recorrido que va desde la vejiga urinaria
hasta el pene. La misión de la próstata es producir el
líquido que forma el semen y que acompañará a los
espermatozoides que se producen en los testículos. Con la edad la glándula se va
agrandando y puede provocar una enfermedad muy frecuente que se llama Hiperplasia
Benigna de Próstata (HBP). La HBP supone un agrandamiento benigno de la próstata que
comienza a presionar y obstruir la uretra a su paso por la glándula. Esta situación provoca
un síndrome prostático compuesto por un grupo de síntoma urinarios (problemas para
empezar a orinar, vaciado incompleto de la vejiga, flujo de orina lento, interrupciones
mientras se está orinando, orinar muchas veces al día sobre todo de noche). Habitualmente
se trata con medicamentos y a veces precisa sondaje o cirugía para extirpar la próstata.
Esta enfermedad no se maligniza y no tiene nada que ver con el cáncer de próstata, que
es menos frecuente. Lo que ocurre es que el cáncer afecta igualmente a hombres mayores
y comparte síntomas muy parecidos con la HBP.
El CP surge cuando las células de la glándula prostática crecen sin control. Cuando esto
sucede, las células se diseminan primero dentro de la próstata y luego crecen a través de
la cápsula que cubre la próstata hacia los órganos vecinos. Pueden entonces escaparse y
diseminarse a través del torrente sanguíneo y del sistema linfático hacia otras partes del
organismo, principalmente a los huesos.
Es el tumor más frecuente en el hombre, seguido del cáncer de pulmón. En nuestro país
supone unos 28.000 casos nuevos y unas 5500 muertes anuales. Dado que su pronóstico
global es bueno y al ser tan frecuente es también el tumor con mayor prevalencia en el

hombre (el tumor con el que conviven más hombres en un periodo concreto). Las tasas
de supervivencia a 5 años siguen mejorando y se acercan al 70 % y dependen de la fase
de la enfermedad; así en las fases iniciales se acerca al 100% y en la fase de afectación
metastásica puede situarse en torno al 30% que es elevada comparada con otros tumores.
La enfermedad comienza a aparecer por encima de los 50 años, siendo frecuente a partir
de los 65 años.

¿Cuáles son los Factores de Riesgo?
No hay muchos factores definidos ya que existen estudios controvertidos en la mayoría
de los factores conocidos sin que esté aclarado el impacto definitivo de muchos de ellos.
Teniendo en cuenta que se trata de un tumor muy frecuente en España, es importante
conocerlos, así la aplicación de cualquier medida preventiva tendrá una eficacia amplia.
Hemos incluidos los factores más importantes según la bibliografía científica.
 Edad: El riesgo se incrementa con la edad, la mayoría de los casos se diagnostican
por encima de los 65 años.
 Raza negra.
 Antecedentes familiares de cáncer de próstata tanto de primer grado como de
segundo, especialmente si son varios familiares y si se trata de padre o hermano.
 Algunas enfermedades genéticas; como el Síndrome de Lynch
 Obesidad y altura elevada.
 Enfermedades predisponentes: Infecciones de transmisión sexual.
 Consumo de alcohol
 Consumo alto de leche y productos lácteos, aunque esta asociación es discutible.
Grupos de Riesgo
El paciente prototipo sería un hombre de raza negra, mayor de 70 años, obeso y con
antecedentes familiares de cáncer de próstata. Este supuesto aplicado a nuestro país define
al grupo de personas mayores de 65 años, obesos y con antecedentes familiares de cáncer
de próstata como el grupo de alto riesgo para padecer la enfermedad. Estos hombres
deberían realizar revisiones periódicas urológicas.

¿Cuáles son los Factores Protectores?
 Dieta mediterránea; consumo de frutas y verduras.
 Según recientes estudios, la toma de café varias veces al día y la toma frecuente
de aspirinas ejercen un efecto protector.
 Evitar la obesidad.
Cómo se Presenta Clínicamente
El CP suele aparece en personas mayores de 65 años y se trata de un proceso lento que
evoluciona con poca agresividad durante años. En las primeras fases, puede ser
asintomático o acompañarse de síntomas obstructivos leves (disminución del calibre o
interrupción del chorro de orina; aumento de la frecuencia de la micción, sobre todo
nocturna; dificultad para orinar o escozor durante la micción, urgencia para orinar)
aunque hay que recordar que en la mayoría de los casos estos síntomas no corresponden
a cáncer, sino que puede deberse a una HBP. Por lo que podría decirse que los síntomas
de alarma son indistinguibles de una enfermedad benigna mucho más frecuente, como
es la HBP.
 Disminución en el calibre o interrupciones del chorro de orina.
 Aumento en el número de micciones al día (sobre todo por la noche)
 Dificultad o escozor al orinar o urgencia para empezar a orinar.
 Sangrado con la orina (hematuria).
Ante un paciente mayor que presenta estos síntomas se solicitaría un análisis sanguíneo
del marcador PSA y a veces se acompaña de un tacto de la próstata a través del recto.
Según los resultados podría ser necesario realizar la biopsia prostática que también se
realiza a nivel rectal para confirmar o descartar la existencia de un cáncer de próstata. En
fases avanzadas de la enfermedad pueden provocarse síntomas obstructivos claros,
además puede haber hematuria (sangre en la orina) o signos de infección. En ocasiones
hay tumores de rápida evolución y carácter agresivo por lo que pueden diagnosticarse por
la aparición de dolores óseos indicativos de la existencia de metástasis óseas.
El diagnóstico definitivo se realiza mediante la biopsia prostática y se completa con TAC
o resonancia y una gammagrafía ósea.

¿Cómo se previene el Cáncer de Próstata?
En cuanto a prevención primaria destacamos que no hay muchas posibilidades, aunque
es necesario resaltar que debemos seguir una dieta mediterránea, evitar el consumo de
alcohol y controlar la obesidad que es un factor de riesgo. Algunos estudios han
demostrado a utilidad de administrar un fármaco antiprostático preventivo
(quimioprofilaxis) en sujetos de riesgo, pero dada la toxicidad el uso no está claramente
establecido.
La prevención secundaria es controvertida. Durante años se han hecho grandes
campañas de detección masiva del marcador PSA en hombres mayores de 50 años.
Actualmente se han analizado los resultados de esos programas y el resultado es negativo.
Por una parte, se habían detectado la existencia frecuente de falsos positivos (elevación
de PSA sin que corresponda a tumor) lo que conllevaba a la realización de biopsias
innecesarias con las complicaciones que ello supone. Por otra parte, se
sobrediagnosticaban procesos pretumorales y tumorales de lento crecimiento que no
hubieran precisado ningún tipo de tratamiento. Por todo ello, la sociedad científica
recomienda que el análisis del marcador se reserve para pacientes que tienen síntomas o
bien pertenecen a grupos de riesgo como por ejemplo los hombres con familiares
afectados. De cualquier forma, ante la mínima duda, debe consultar a su médico de familia
o a su urólogo para que indique las pautas de actuación correctas en cada caso.
Desde nuestra web le ayudamos a conocer los factores de riesgo y animamos a que adopte
medidas correctoras para disminuir el mismo. No obstante, en este tumor las medidas de
vida saludable no son tan importantes como en otros.
Lo más importante en la prevención del CP es:
 Realizar dieta mediterránea y evitar la obesidad
 Realizar revisiones periódicas urológicas a partir de los 50 años, especialmente
las personas con factores de riesgo.
 Acudir al médico cuando surjan síntomas de alarma como son la obstrucción
urinaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.