CONSEJOS PARA EL PACIENTE ONCOLÓGICO

CONSEJOS

El impacto físico de la enfermedad, las secuelas quirúrgicas y  las toxicidades de los distintos tratamientos impactan en la calidad de vida del paciente oncológico. Las alteraciones psicológicas, socio-laborales, conyugales y familiares suponen un reto al que enfrentarse diariamente.

Aunque en líneas generales el paciente cuando ha superado la fase aguda de la enfermedad debe incorporarse plenamente a su entorno, existen numerosos inconvenientes que impiden que la persona pueda realizar una vida normal.

La adecuación al nuevo marco creado a niveles sociales, laborales o familiares, etc. no siempre es fácil y dependerá de muchos factores limitantes, como por ejemplo las secuelas crónicas que pueda padecer.

RECOMENDACIONES

Para hacer la vida más fácil a nuestros pacientes y de forma muy resumida, exponemos una serie de recomendaciones, útiles para mejorar la calidad de vida del paciente oncológico;

  • Infórmese adecuadamente acerca de su diagnóstico y tipo de tratamiento, participando activamente con los profesionales. Colabore con su médico en aquello que lo requiera.
  • No dude en solicitar ayuda a su entorno familiar y a los profesionales, compartiendo así los momentos de tristeza, ansiedad o miedo. Evite la vida en solitario.
  • Consulte a su médico los síntomas físicos que tenga, ya sean derivados de la enfermedad o a causa de los distintos tratamientos.
  • Normalice su vida en la medida de lo posible. Intente sin forzarse, mantener un cierto nivel de actividad. Recupere sus hobbies, dedíqueles tiempo de forma regular, procurando así que la enfermedad no sea el centro de su vida.
  • Evite comentarios comparativos con otros pacientes ya que cada caso es diferente. Consulte todas sus dudas con su médico y/o personal de enfermería. No se afecte por la pérdida de otros enfermos conocidos o del ámbito público, ya que este hecho ocurre de forma constante con todas las enfermedades y cada caso es diferente siendo totalmente independiente la evolución de nuestra enfermedad de cualquier otro caso.
  • Mantenga un espíritu de optimismo y lucha a pesar de las adversidades, ya que en todo momento existen soluciones para mejorar los posibles problemas que puedan surgir.
  • Es recomendable cuidar mucho la higiene personal, el cuidado bucal, así como abandonar el consumo de tabaco.
  • La alimentación debe ser variada y equilibrada, adecuada a cada paciente, nunca forzada, con hidratación diaria abundante y permitiéndose en general el consumo moderado de alcohol.
  • Deberá cumplimentar todo el tratamiento médico que usted requiera de forma habitual, consultando con su médico en caso de duda. Confíe en sus médicos y recuerde que los índices de curación del cáncer son cada vez mayores. En cualquier caso, nunca pierda la esperanza, ya que aunque no se consiguiera la curación completa, siempre habrá muchas posibilidades para al menos mantener una buena calidad de vida.
  • Afronte el futuro con optimismo; realice una vida normal integrada en su entorno sociofamiliar. Acuda a las revisiones médicas periódicas con el convencimiento  de que en general son escasas las posibilidades de recaída, desapareciendo éstas con el paso del tiempo.Para más detalle en relación a consejos para afrontar problemas específicos derivados de distintos tratamientos y situaciones puede consultarse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.